Nos parece necesaria  esta  introducción para poner en común conceptos e ideas para que, cuando hablemos de “Arquitectura Sostenible” todos nos estemos refiriendo a lo mismo.



1-     
INTRODUCCIÓN: ALGUNOS CONCEPTOS  

1.1.- Situación planetaria: aspectos ambientales afectados por la construcción.
1.2.- Por qué intervenir en el sector de la construcción. Datos del sector.
1.3.- Panorama actual: Síntesis de tendencias.
1.4.- Definición de sostenibilidad: Medio ambiente / sociedad / economía.
1.5.- Escala de la sostenibilidad. Territorio-urbanismo-edificación-materiales. 
1.6.-  Definición de Arquitectura sostenible.


1.1.- Situación planetaria: aspectos ambientales afectados por la construcción.

 1º  Cambio climático: El cambio climático y el calentamiento global, cuyas causas son el aumento excesivo de gases “tipo invernadero”, son ya una realidad. Casi la mitad de estas emisiones están producidas directamente por la construcción y la utilización de los edificios.

  

 

Imagen: Evolución del glaciar en Monte Kenya. Fuente: web de EDRINA.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (1992) usa el término cambio climático sólo para referirse al cambio por causas humanas:

 Por ‘cambio climático' se entiende un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables

Artículo 1, párrafo 2

 2º Contaminación. Los residuos derivados de la construcción degradan el medio si no se gestionan adecuadamente.  El uso de materiales que contaminan en su proceso de generación también contribuye a este deterioro. 

3º- Agotamiento de recursos. La mayoría de los materiales que se utilizan en construcción son recursos finitos. Su agotamiento hará que sea imposible su utilización y que sea necesario recurrir a otros materiales para estos usos.  Es necesario potenciar la reutilización y el uso de materiales sostenibles.

  

Imagen: Chris Jordan. Proyecto “Running the Numbers”.

Huella ecológica: Indicador de sostenibilidad que contabiliza el territorio productivo para satisfacer las necesidades en materiales y energía de una persona, población, edificio, etc. y absorber sus residuos. 

Capacidad de Carga: supone la máxima explotación a que puede ser sometido un terreno sin dañar de manera permanente su productividad.

Déficit Ecológico: diferencia entre el área disponible (capacidad de carga) y el área consumida (huella ecológica) en un lugar determinado.

Datos del Estudio sobre la Huella Ecológica de España desarrollado por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino en 2005.  Conclusiones: 

  • La huella ecológica media del español es  6,3 ha/año.persona (Una gran parte es la energía).
  • El crecimiento anual en el período 1995-05 fue de 2,7 ha/año.persona

   La capacidad de carga del país es 2,5 ha/año.persona.

  • Estamos muy por encima de la sostenibilidad. Necesitaríamos tres Españas, dos de ellas vacías.
  • La capacidad de carga global del planeta es de 1,8 ha/persona.año
  • En Almería: Según el Observatorio de la Sostenibilidad, en 2009: nuestra huella ecológica es: 3,42 ha/persona.año.   

 ¿Cómo se consigue vivir superando la capacidad de carga? Importando de otros países menos consumidores o dilapidando capital natural.

 

 1.2.- Por qué intervenir en el sector de la construcción. Datos del sector. 

  1. En la Unión Europea, la construcción de edificios consume el 40% de los materiales, genera el 40% de los residuos y consume el 40% de la energía primaria. Estos datos nos hablan de un sector profundamente impactante sobre el medio económico, ecológico y social, en definitiva un sector INSOSTENIBLE. (Guía de la Construcción Sostenible 2007). 

Datos de la Guía de Construcción sostenible (2007): Publicada por:  Istas Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS)
Autores: Antonio Baño Nieva. Arquitecto. Profesor Asociado de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Alcalá de Henares. Alberto Vigil-Escalera del Pozo. Ingeniero Técnico de Obras Públicas. Técnico del Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM).

 

1.3.- Panorama actual: Síntesis de tendencias.
Desde hace años se viene trabajando en el campo de la arquitectura en la línea de la sostenibilidad. Las tendencias o corrientes que se han generado abarcan un ámbito muy amplio. Cada tendencia pone especial énfasis en diferentes aspectos. En resumen: 

High-Tech: Arquitectura Tecnológica (La eficiencia como bandera) Pretende resolver con tecnología la calidad ambiental de los edificios: Dobles pieles automatizadas, etc.  No implica un cambio en el modo de vida y no se preocupa por los materiales, su origen o su prejuicio para la salud.

“Casa Pasiva” o “Edificio Cero”: Arquitectura que mediante el diseño aprovecha las ventajas del clima para no consumir energía.  No tiene en cuenta otros impactos de los materiales que no sean los energéticos. 

Bioconstrucción- Tiene en cuenta el diseño bioclimático, la salud del lugar (geobiología), y por supuesto la salud y bienestar del individuo (Feng-shui, permacultura…).  Pero sobre todo se caracteriza por el uso de materiales de bajo impacto ambiental, reciclados o reciclables, o extraídos mediante procesos sencillos y de bajo coste, como los de origen vegetal. 

Permacultura: Es el diseño de un hábitat humano sostenible, mediante el seguimiento de los patrones de la Naturaleza.  Diseñan el entorno integrando vivienda, trabajo, obtención de alimento, de recursos, etc. 

Geobiología: Es una ciencia que estudia   las alteraciones fisicoquímicas de la tierra y de los sistemas artificiales (coches, tendidos eléctricos, edificios)  y cómo influyen en el ser humano y sus asentamientos.

Feng-Shui: Corriente oriental de entendimiento entre la naturaleza y los seres humanos.   En construcción se traduce en la localización del edificio, la orientación y el diseño del espacio y los colores…

   El objetivo común de todas las tendencias es la sostenibilidad.  Saber qué es para nosotros la sostenibilidad nos ayudará a elegir que podemos aplicar en nuestro ámbito profesional para conseguirla. 

 
1.4.- Definición de sostenibilidad: Medio ambiente / sociedad / economía. 

Sostenibilidad: Desde la declaración de Río del año 1992* se ha convenido que algo es sostenible cuando satisface las necesidades presentes sin comprometer el futuro. 

Esta definición, cuando nos referimos a la Construcción Sostenible, como a cualquier otra empresa, la debemos interpretar como un balance positivo entre lo ambiental, lo económico y lo social.

De tal manera que después de la Construcción, la obra haya sido económicamente viable, se haya producido una mejora social porque la obra de construcción haya satisfecho una necesidad, y el medio ambiente no se haya visto afectado negativamente por el proceso constructivo o los materiales empleados. 

Esta manera de medir la sostenibilidad nos obliga a subir y bajar de escala, preguntándonos cómo hemos modificado el medio desde la planificación del urbanismo que coloca el edificio en una parcela, hasta la gestión de los residuos que la construcción e ese edificio va a implicar.

 * Definición, formulada por primera vez en el documento conocido como Informe Brundtland (1987), fruto de los trabajos de la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo de Naciones Unidas, creada en Asamblea de las Naciones Unidas en 1983 y  asumida en el Principio 3.º de la Declaración de Río (1992).

 

1.5.- Escala de la sostenibilidad. Territorio-urbanismo-edificación-materiales. 

Toda acción llevada a cabo en el ámbito local tiene una repercusión global. Esto lo tenemos que tener en cuenta a la hora de valorar si una construcción es o no sostenible. No por el hecho de poner un material ecológico hace que sea sostenible esa acción.  Es necesario revisar la repercusión global de ese material: si lo traemos de muy lejos, quizá no sea tan sostenible la acción.

Cuando construimos un edificio pero ocupamos una zona de interés biológico para situarlo, ya puede ser bioclimático, autosuficiente y estar construido con materiales sanos, no podremos decir que es sostenible.

Toda acción en una edificación, tiene su repercusión en el territorio, y al revés.  

 
1.6.-  Definición de Arquitectura sostenible.

La Arquitectura para ser sostenible, según nuestro criterio, tiene que cumplir CINCO requisitos: 

1- NECESIDAD Y EMPLAZAMIENTO: 
Ha de existir una necesidad física y social de la construcción: La decisión de construir un edificio queda normalmente apartada de la reflexión de si es o no sostenible.  En A granel creemos que si no existe una demanda real de uso, no podemos hablar de arquitectura sostenible;  y que si existe la posibilidad de resolver esa demanda rehabilitando construcciones existentes, el ejercicio de construir de nueva planta no puede considerarse una acción sostenible.

El emplazamiento y la huella ecológica: La decisión de ocupar un territorio con un elemento construido tendrá unas consecuencias irreversibles y cuantificables.  Esta decisión influirá en la sostenibilidad de la construcción en cuanto a: la pérdida de valor del suelo; la pérdida de biodiversidad; su influencia en el paisaje; la generación de movilidad que el edificio requiere; la demanda de infraestructuras.   

La posición y orientación de la parcela escogida será fundamental para conseguir el máximo aprovechamiento del clima para el funcionamiento del edificio, pudiendo no ser sostenible construir en según que localizaciones.

  

2- DISEÑO BIOCLIMÁTICO 
Consiste en el diseño de edificaciones teniendo en cuenta las condiciones climáticas, aprovechando los recursos disponibles (sol, vegetación, lluvia, vientos) para disminuir los impactos ambientales, intentando reducir los consumos de energía. Para que sea sostenible, la arquitectura ha de ser bioclimática.

 3- MATERIALES ECOLÓGICOS 
Para que un edificio se considere sostenible, ha de haberse construido con materiales que generen el mínimo impacto ambiental. Los materiales se consideran ecológicos según su grado de salubridad, según si son renovables o no, según la energía que requieren en todo su ciclo de vida y del valor que tienen como residuo (si son renovables, o reutilizables).

                    Minimización del impacto.
                    Minimización de mantenimiento  
                    Minimización de residuos. 

4- MINIMO CONSUMO DE ENERGÍA
Un edificio sostenible procurará ahorrar el máximo en consumo de energía.  En la medida que esto no sea suficiente, el aporte extra debe conseguirlo mediante fuentes renovables de energía. 

 

5- GESTIÓN DEL AGUA EJEMPLAR 

  • El Agua dulce es un bien escaso. Hacer una buena gestión del agua tiene mucho que ver con la planificación del edificio y la reserva de espacios para ello. A gran escala, una buena gestión de todos los ciclos del agua puede producir un importante ahorro energético y del propio recurso.  

 

Estos cinco ejes temáticos están gestionados por un elemento fundamental que es el usuario, responsable último de llevar a cabo las medidas activas que se realizan a favor de la sostenibilidad de la construcción.  

El 30% de la energía que consume un edificio se produce en el proceso de la construcción; el 10% en su demolición al final de su vida útil; el 60% restante se consume durante su vida útil. Hacer un mal uso de un buen  edificio puede estropear el esfuerzo que hemos realizado para que la construcción sea sostenible.  Es fundamental, pues, implicar al usuario en todo el proceso de construcción.